LADRONES DEJARON SIN AGUA A ESTABLECIMIENTOS DE SALUD Y EDUCACIÓN EN ANGOL

Durante la noche del miércoles último y aprovechando el temporal de viento y lluvia que afectó a la zona, antisociales ingresaron al colegio María Sylvester Rash, procediendo a robar alrededor de 15 metros de cañería de cobre de la red de agua potable del establecimiento, provocando serios problemas en el abastecimiento del agua de la escuela y ante esta eventualidad los educando debieron ser enviados a sus hogares.


La directora del establecimiento Mónica Puente muy afectada indicó que “tengo una sensación de impotencia, de pena…Todo esto ha provocado que a nuestros niños no podríamos darle su desayuno ni almuerzo, que no podríamos funcionar en forma normal ni cobijarlos.
La angustia de los niños se basaba en que muchos de ellos tienen a sus padres trabajando…Ellos expresaban angustiados que no había nadie en sus casa. Pero hicimos todo lo que correspondía y nos contactamos vía telefónica con sus padres y se fue a dejar a todos los alumnos a lugar seguro y a algunos donde sus abuelitos. Nadie quedó a la deriva.”

CECOF
De la misma forma, desconocidos ingresaron al Cecof y Jardín Infantil de el sector El Retiro, procediendo a sustraer cañería de cobre provocando d esta forma a impedir el funcionamiento del centro de Salud y el de Educación parvularia.


El auxiliar del establecimiento, Roberto Henríquez, relató que al llegar a su lugar de trabajo se encontró con la desagradable sorpresa: “El encargado me dijo, que había una fuga de agua provocada por el temporal de anoche, pero inmediatamente me di cuenta e informé que se habían robado la cañería.
La jefatura del establecimiento asistencial debió tomar todas las providencias del aseo para poder atender al público consiguiéndose agua en bidones, por lo menso  para el aseo de manos del personal.


JARDÍN INFANTIL
En forma paralela se vio afectado el jardín infantil Las Estrellitas, colindante con el centro de Salud, que de igual forma se quedó sin abastecimiento de agua.


Su encargada Ana Soto, indicó que en lugar se atiende a10 niños, los que también tuvieron que derivarse a sus respectivos hogares, al no contar con el vital elemento para el aseo de los niños y el funcionamiento de manos.
Las denuncias respectivas se realizaron ante Carabineros quienes se avocan intensamente a la búsqueda de los antisociales, que seguramente volverán a actuar, al existir en el mercado informal, reducidores del metal que pagan al parecer un buen precio por lo robado.

Fuente: El Espejo de Malleco

Compartir en Google Plus

    Comentar
    Comentar con Facebook