En prisión preventiva quedó sujeto acusado de atacar a sacerdote en Angol.

Personal de la Unidad de Inteligencia de la Primera Comisaría de Carabineros de Angol, logró la detención de Luis Andrés Quezada Carrasco, de 34 años de edad, quien se encontraba cumpliendo condena por incendio y robo, sindicado como el presunto autor de la agresión que afectó al sacerdote Sergio Villalobos Ocaranza, al finalizar la misa en la parroquia San Buenaventura, ubicada en calle Covadonga con Vergara, a pocas cuadras del centro de esa comuna, en la noche de este martes.
 De acuerdo a antecedentes recopilados, en cuanto se produjo la agresión que dejó con cortes en una mano y el mentón al religioso, un equipo de inteligencia comenzó las diligencias en busca del atacante, siendo ubicado en la mañana de este miércoles deambulando por el sector El Cañón de Angol y fue sometido a un control de identidad antes de ser aprehendido.

“ISIS”
El sujeto, que al momento de atacar al sacerdote gritó la palabra “Isis”, se declaró seguidor del grupo terrorista Estado Islámico y personas que lo vieron antes de la agresión, comentaron que murmuraba frases sobre el fin del mundo y el secuestro que se produjo hace pocos días en una cafetería de Australia.
La policía ha logrado establecer que el individuo, apodado “El Chorizo”, se encontraba cumpliendo condena por robo e incendio, luego de quemar la casa de sus padres hace algunos años, encontrándose con beneficio de salida de fin de semana, no regresando en la última de éstas, por lo que también sería acusado de quebrantamiento de condena.
Asimismo, se trabaja para confirmar si el hombre recibía tratamiento en la Unidad Psiquiátrica del Hospital de Angol, ya que quienes lo conocen manifestaron que tendría problemas mentales.
El sujeto fue interceptado por Carabineros recorriendo el sector poniente de la capital de Malleco vistiendo la misma ropa con que perpetró el ataque con cuchillo al sacerdote y no opuso resistencia al momento de su captura.
La tarde de este miércoles, fue controlada su detención en el juzgado de Garantía angolino, oportunidad en que el Ministerio Público lo formalizó por homicidio frustrado, quedando en prisión preventiva.
PROTECCIÓN
El fiscal del Ministerio Público de Angol, César Schibar, precisó que se entrevistó con el sacerdote atacado, quien le manifestó estar tranquilo, pero solicitó medidas de protección.
Ante ello, la fiscalía dispuso rondas policiales preventivas, especialmente en los horarios de las eucaristías que se realizan en la parroquia San Buenaventura.
Por Julio Rodríguez
Compartir en Google Plus

    Comentar
    Comentar con Facebook