Padres franciscanos se van de Collipulli

Con una “misa final” que fue presidida por el padre Omar Luna y la ceremonia de egreso de los últimos 3 jóvenes que participaron de su proceso de rehabilitación, se cerró un ciclo de 4 años en que permaneció en Collipulli la comunidad Veniforas.


Este organismo se dedica a la rehabilitación de jóvenes con problemas de alcoholismo y drogadicción y llegó a Collipulli el año 2011, a cargo de un solitario padre Omar, que arribó con sus maletas cargadas de ilusiones, a acompañar a estos jóvenes y evangelizar en la ciudad de Las Tierras Coloradas.

Consultado Omar Luna, respecto al cierre temporal de la comunidad y el traslado de los sacerdotes, señaló que “se debe a un contexto de falta de personal, o sea, de hermanos frailes. Se tomó la decisión a nivel superior de suspender el funcionamiento de la fundación, por lo menos durante algunos meses. Yo me voy trasladado como párroco y superior a la comuna de Salamanca en la región de Coquimbo, mientras que el padre Marcos Peña, será trasladado a la parroquia san Buenaventura de Angol.

El fraile también señaló que las instalaciones serán resguardadas por una persona que hará de cuidador del edificio, mientras que a fines de abril o principios del mes de mayo, quedará en manos del nuevo superior de la Comunidad de Angol, padre Máximo Caviedes.

RECUERDOS DE COLLIPULLI
El padre Omar dice que se lleva muy lindos recuerdos de Collipulli, le tomó mucho cariño, sobre todo por la fundación, donde debió trabajar 24/7. “Esto significó una escuela de aprendizaje para mi y para ellos. Aquí aprendí a ver cómo viene el drogadicto, más allá de como lo ve el común de la gente. Saber que detrás de ellos hay hijos, padres, amigos, trabajo y un contexto económico que se empieza a hundir”, señaló el religioso.

ORDEN FRANCISCANA
Damny Moris, ministra de la Orden Franciscana Seglar de Collipulli, señaló que sienten una pena tremenda, quedan muy tristes con la partida de los sacerdotes, ya que quedarán sin la asistencia espiritual de padres franciscanos. “Nosotros esperábamos que fueran reemplazados por otros hermanos, por ejemplo en Angol hay cuatro y lamentablemente nosotros nos quedamos completamente abandonados”, expresó.

CARIÑO DE LA COMUNIDAD
Moris dijo además que “los sacerdotes se ganaron el cariño de toda la comunidad y nos quedamos muy tristes, incluso algunas personas ni si quiera quieren asistir a la ceremonia de despedida, ya que tenemos mucha pena y sentimos que no hemos sido tomados en cuenta por las instancias superiores y se llevarán a los hermanos que tanto bien le han hecho a nuestra comunidad y a Collipulli en general”, expresó.

Por Pablo Pereira / El Collipullense
Compartir en Google Plus

    Comentar
    Comentar con Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario