Tragedia en ruta a Angol - Los Sauces revela precariedad en trabajos de temporada


Loreto le mintió a su padre, Segundo Muñoz, quien ayer cumplía 65 años. Inventó un pretexto para no tomar el minibús que a diario los llevaba al fundo San Pedro y dejó que él se fuera junto al hijo de ella, Bhayron Díaz (19), temporero al igual que su madre y su abuelo.

"Me quedé para prepararle un cumpleaños sorpresa", afirmó ayer Loreto, entre sollozos, al llegar al Servicio Médico Legal de Temuco, adonde fueron trasladados los cuerpos de las nueve personas (el conductor y ocho temporeros) fallecidos ayer en un choque frontral en la Ruta R-86, a 4 kilómetros de Angol.

El dolor familiar no termina ahí: Madeleine Vallejos, sobrina de Loreto, nieta de Muñoz y única sobreviviente, permanece grave en el Hospital de Temuco.

Los nueve temporeros enfrentaban un desafío común: sortear la alta cesantía y la falta de oportunidades en Los Sauces (7 mil habitantes) y optar por partir a trabajar fuera, en este caso en un cultivo de arándanos.

Eso motivó a Nicolás Bravo (18) y a Bárbara Henríquez (17), la joven pareja que había entrado a trabajar la semana pasada para proveer al hijo de ambos, de apenas un año.

Luego de recoger a los trabajadores en sus hogares, el minibús debía estar a las 6:30 de la mañana en el fundo San Pedro. A la hora del accidente, 6:25, iba con retraso, aunque las versiones difieren.

Algunos familiares esbozaron que la responsabilidad pudo ser del chofer, Rodrigo Zambrano Flores (32), quien registra una condena por manejo en estado de ebriedad. Según vecinos de Los Sauces, Zambrano habría participado en un asado hasta muy entrada la madrugada de ayer.

Loreto Muñoz, en cambio, recordó que habló con él cuando pasó por su casa."No se veía nada raro, hablaba normal", dijo.

Luis Caamaño, padrastro del fallecido Fernando Canío Cuitiño (17), llegó al lugar del accidente en pocos minutos. "El furgón quedó lejos de la curva y no se ve ninguna frenada", explicó. Su hijastro había entrado a trabajar hace solo cinco días con el fin de reunir dinero para comprar una guitarra eléctrica.

Según la directora regional del Trabajo, Maite Núñez, ninguno tenía contrato con la empresa mandante, Sociedad Agrícola y Forestal Santa Marta S.A. y la empresa negó alguna relación laboral con ellos. En cuanto al chofer, trabajaba para una empresa externa. El vehículo (2003) no tenía cinturones de seguridad en los asientos para los pasajeros, pues la norma los exige desde 2012.

Zambrano fue, aparentemente, quien perdió el control y se estrelló contra el camión forestal que conducía Sandro Muñoz (40). Ileso, este último fue dejado en libertad, en espera de los resultados de los peritajes.

Fuente: El Mercurio
Compartir en Google Plus

    Comentar
    Comentar con Facebook

1 comentarios:

  1. TIENES UNA INFORMACION ERRONEA YA QUE LA PEQUEÑA NO ES HIJA DE NICOLAS ELLA ES HIJA DE LA PAREJA ANTERIOR DE BARBARA POR LO CUAL LE RUEGO QUE RECTIFIQUEN LA INFORMACION YA QUE LA PEQUEÑA INVOLUCRADA ES MI SOBRINA
    Desde Ya Muchas Gracias

    ResponderEliminar